Unas veces se gana, otras se aprende

Nuestras cadetes suman su primera derrota en lo que va de temporada al caer derrotadas por 33-23 ante el Valbusenda Bm Zamora. El rival, segundo clasificado de la competición, demostró que sabe hacer muy bien las cosas realizando un gran encuentro.

Con una mañana agradable para ver balonmano, el Pabellón de la Universidad Laboral se vestía de gala bajo un gran ambiente para presenciar un encuentro que prometía balonmano de grandes quilates.

Lejos de defraudar, desde el comienzo se pudo apreciar el buen hacer dentro de la pista. Con un ritmo  trepidante en el que las defensas brillaban por su ausencia, ambos equipos nos deleitaban con 10 minutos de una calidad ofensiva impropia de la categoría cadete.

Bien es cierto que era un gran partido para el espectador pero, en ambos banquillos, los técnicos no pensaban de igual manera. En especial los del conjunto visitantes ya que, el éxito que les ha permitido estar imbatidas hasta la fecha está en una fuerte defensa.

No parecía que la parcela defensiva fuera a cambiar. Manteniéndose en el encuentro gracias a su gran eficacia ofensiva, el HV comenzó a errar de cara a portería. En cuanto esto sucedió, la diferencia comenzó a engordar a favor de las locales que obligaba a David Verdugo a solicitar tiempo muerto con cuatro goles de desventaja.

Algo de efecto surgió ya que se pudo apreciar una pequeña reacción de lado visitante gracias a las actuaciones de Ana y Sofia, una en defensa y otra en ataque, respectivamente. Así, el partido seguía muy vivo de cara a la segunda mitad con el 16-14 que reflejaba el electrónico de cara a la segunda mitad.

En la reanudación, las visitantes no querían que se les escapase pronto el encuentro por lo que intentaron imponer su ley. Simple espejismo ya que, lejos de cambiar el signo del partido este se hizo más fuerte.

Sin la eficacia de las rotaciones y el físico de una Isabel convaleciente durante la última semana, penalizaron a nuestras cadetes que veían resignadas como el partido se esfumaba de sus manos. A esto se unía una serie de paradas clave de Adriana y la eversión de la figura de Elba, su mejor jugadora.

Así, las líderes de la competición tiraron finalmente el partido con una serie de errores impropias de un equipo que sigue siendo el favorito para proclamarse campeón de CyL. El resultado final de 33-23 hizo justicia a lo visto durante el encuentro.