Tras la pena, la alegría

Domingo de balonmano en el que los cadetes comenzaban con una derrota que fue tapada con el gran partido del Quesos Crego HV ante su máximo rival en la lucha por el sector, el Aula Cultural. Mientras los primeros siguen sin encontrar sensación alguna, los segundos dan un golpe de autoridad.

Lourdes At. Valladolid y Aula Cultural eran los rivales que iban a tener en frente nuestros cadetes y juveniles en la mañana del domingo en el Polideportivo de La Rondilla. Los más pequeños iban a luchar por la quinta plaza mientras que los mayores por la segunda que da acceso al sector de Castilla y León.

Comenzaba el encuentro cadete y, desde el principio, se pudo ver lo que iba a ser el encuentro. Un rápido parcial del equipo rival obligó a solicitar tiempo muerto a Dani Lorasque que veía, una vez más, que los suyos no estaban por la labor de defender.

Reprimenda y pequeña reacción que se quedó en eso, en pequeña. Lejos de luchar por el encuentro, los visitantes comenzaban a dominar el partido gracias a su buen lanzamiento exterior y a la debilidad defensiva de los nuestros. Una leve reacción dejaba el encuentro abierto a la hora de enfilar el túnel de vestuarios en el descanso con 3 goles de desventaja.

Pero en la reanudación todo se vino abajo. Otro mal inicio de los nuestro, y ya van unos cuantos, provocó que el rival cogiese cada vez más renta en el electrónico hasta llegar al 22-35 final. Días de descanso para un conjunto que ha de cambiar el chip si no quiere sufrir en la segunda vuelta.

Ya en la banda estaban esperando los componentes del HV Quesos Crego preparándose para el partido clave del año. Tras el empate cosechado en la primera vuelta, el Aula Cultural llegaba con los mismos puntos que los nuestros lo que significaba que, el ganador de los dos, tendría las cosas muy de cara para terminar segundo en la clasificación.

Con el pitido inicial ambos equipos se pusieron a funcionar. Desde el principio el HV se encontraba mejor plantado en la cancha. Con un buen 5:1 y mucha efectividad ofensiva, los locales comenzaban a poner tierra de por medio en el encuentro.

Con ventaja en el marcador, un pequeño incidente en las gradas provocó que los locales saliesen un poco del encuentro pero, sin ir más lejos, volvieron a realizar su juego. Así, con el paso de los minutos el HV Quesos Crego se iba haciendo dueño y señor del partido lo que les permitió irse al descanso con un contundente 21-15.

Con muchos minutos por delante, los locales no quería sufrir. Con la intención de romper el partido en el inicio del segundo acto, comenzaba el tiempo restante con mucho que contar.

Un inicio que iba a provocar que el partido se convirtiera en un tira y afloja por parte de los visitantes que, según pasaban los minutos, veían como se iban acercando en el marcador. La defensa local comenzó a descolocarse y el ataque no encontraba la manera de percutir el muro rival.

El Aula se sentía cómodo. La primera línea hacía mucho daño por los laterales y los extremos, aprovechando la profundidad de la defensa local, provocaban muchos quebraderos de cabeza. Pero la figura de Jorge, que estuvo acertado en portería durante todo el encuentro, iba a ser vital para el devenir del encuentro.

Con uno arriba en el marcador para los locales, el Aula tuvo balón para ponerse empate. No pudo ser y, a raíz de aquí, el HV estiró el partido de tal manera que comenzó a recuperar la renta perdida. Con muchos nervios por parte de ambos equipos, el encuentro terminó con un 36-31 para los locales que celebraron la victoria y, además, rindieron homenaje a su compañero Crego, lesionado de gravedad en fechas pasadas.

Así, nuestros juveniles se afianzan en la segunda plaza y dependen de ellos mismos para luchar en el sector.