Nuestros chicos llegan reforzados al parón

El cadete masculino suma dos nuevos puntos tras derrotar de manera contundente al último clasificado, el Lourdes. Por su parte, los juveniles realizan un partido muy completo ante el San Agustín.

Muy pronto comenzaba el sábado para nuestros cadetes. Eran las 9:15 horas cuando daba comienzo el encuentro en el Polideportivo del Lourdes. Un encuentro teóricamente sencillo, comenzó con un Hand Vall muy confiado que provocaba un marcador ajustado.

Corría el minuto diez y Dani Lorasque se veía obligado a solicitar un tiempo muerto debido a la relajación y viendo que el partido se podía complicar más de lo debido. Lejos de una reacción, su equipo continuo dando síntomas de dejadez mientras que su rival aprovechaba esto para crear un partido igualado.

Poco a poco los visitantes fueron espabilando y, gracias ala eficacia goleadora de Luis y Óscar, consiguieron irse al descanso con 9 goles de diferencia.

En la reanudación, nuestros chicos decidieron que el partido tenía que acabar cuanto antes. Tanto fue así que la maquinaría, por fin, comenzó a funcionar y rápidamente con una buena defensa, maniataba al equipo rival.

Al final, un 23-41 que hace sumar dos puntos al equipo.

El día siguiente era el turno de los juveniles. El Polideportivo Rondilla iba a ser el escenario para presenciar el encuentro ante el San Agustín. Un equipo que se juega mucho este mes y que quería comenzar de manera excelente una nueva final.

Y así fue. Cimentado en una buena defensa 5:1 el Hand Vall consiguió hacer mucho daño al ataque rival que no lograba hilar jugadas y veía como su rival robaba balones de manera continua. Esto provocaba que hubiera muchos ataques rápidos y que, en los ataques posicionales, los nuestros jugasen con mucha más paciencia y tranquilidad. Además, la portería también funcionaba por lo que el resultado iba engordando con el paso de los minutos.

Así, bajo una buena dirección de Kevin y Quintanilla y el brazo ejecutor de Miguel, los nuestros se fueron con un cómodo 20-11 al descanso.

En la reanudación, se pudo ver un poco más de lo mismo. A pesar de lo enchufado que salió el lateral izquierdo rival que acabó con 10 goles anotados en la segunda mitad, los nuestros no dieron opción a su rival. Además, el partido sirvió para dar minutos a todos los jugadores para acabar con un 33-24 a favor.

Así, los chicos de Dani Lorasque y Óscar Perales siguen peleando por su objetivo y, antes de las navidades, tendrán que disputar dos finales ante el Lourdes y el Aula Cultural.