Confianza: los resultados llegarán

Casi superado el primer cuarto de la competición en División de Honor Plata Femenina, es el momento de analizar cómo le está yendo al HandVall Olibher La Cistérniga de Rubén Carrasco en sus primeros partidos en la liga, en el debut del club en la categoría.

Cinco partidos. Cuatro derrotas y una victoria. Un balance desalentador para el inicio de competición de las ranitas en la “Plata”. Pero nada más allá de la realidad. Los resultados no reflejan lo visto sobre la pista en varios encuentros. El dramatismo con el que comienza este texto no es ni mucho menos cierto si se analiza este comienzo de temporada del HandVall Olibher La Cistérniga. Un debut complicado para las chicas de Rubén Carrasco, pero que por otra parte entra dentro de la lógica: nadie dijo que esto fuera a ser coser y cantar.

Cierto es que estar rozando los puestos de descenso no es un gran noticia. Cierto es también que se han perdido partidos que por detalles podrían haberse ganado. Pero igual de cierto y de válido es el argumento principal de esta trama: la liga está tan igualada que puede pasar cualquier cosa en cualquier encuentro. El factor clave, de momento, tanto para nuestras ranitas como para el resto de equipos de liga, reside en la mejor o peor gestión de los minutos clave. De nuevo, la experiencia es un grado, y aún más cuando en estas pequeñas cosas se deciden y se reparten puntos.

Este factor es el que le ha faltado al HandVall Olibher La Cistérniga en estos primeros partidos de liga. En momentos complicados, en situaciones de igualdad faltando pocos minutos para el final, la gestión no ha sido buena o, en tal caso, no tan buena como la del rival. Falta de experiencia. Necesita mejorar. Ahora bien, esto es algo normal en uno los equipos más jóvenes de la competición y que, además, debuta esta temporada en la categoría. Una categoría nada fácil. Para algunos, incluso más complicada a la hora de gestionar las fuerzas y de encarar los encuentros que la propia Liga Loterías.

Además de este hecho, Rubén Carrasco analiza cómo está siendo esta primera parte de la temporada para las ranitas: “Debemos compenetrarnos más como equipo y evitar las individualidades, de esta manera no bajaremos el nivel en ninguna fase del encuentro y podremos sumar puntos. Además, tenemos que adquirir más picardía defensiva, puesto que las exclusiones en los dos últimos partidos han truncado nuestros intentos de hacernos con la victoria”.

Volvamos al planteamiento inicial. Cinco partidos con cuatro derrotas y una sola victoria. Los dos primeros puntos que llegaron en la primera jornada, fuera de casa además, ante el Camargo Ferroatlántica. Un inicio arrollador para nuestras ranitas que cargaba de ilusión tanto a las jugadoras como a la afición. Sin embargo, después llegaría la vuelta a la realidad, a esta realidad tan igualada llamada División de Honor Plata Femenina. Aquí la mala suerte se ha cebado en ciertos momentos con el HandVall Olibher La Cistérniga: derrota por la mínima en casa del Seis do Nadal y ante el recién ascendido Morro Jable en casa.

Con esos cuatro puntos, o al menos dos de ellos, estaríamos hablando de otra historia bastante diferente. Pero esto es lo que hay. Si se quiere seguir en la “Plata”, hay que luchar hasta el último minuto del último partido. Este debut en la categoría no está siendo ni va a ser nada sencillo. Pero es importante tener confianza en estas chicas: los resultados llegarán.