Con la miel en los labios

Nuestro infantil femenino se queda a las puertas del sector de Castilla y León al empatar ante el Aula Cultural en el último encuentro de la competición. A pesar del buen partido realizado, las chicas de David Verdugo vieron como cedieron victoria en los últimos momentos.

Con más de 200 personas presentes en el Cristobal Colon y tras la extraordinaria temporada de nuestras ranitas, el encuentro entre el Aula Cultural y el HV infantil femenino iba a decidir prácticamente todo. De hecho, si las nuestra sumaban los dos puntos, se clasificaban para jugar el sector de Castilla y León; la guinda a un pastel horneado durante toda la temporada.

El encuentro comenzó con una igualdad máxima entre ambos conjuntos, algo que se pudo apreciar durante todo el encuentro ya que la diferencia en el electrónico nunca pasó de los dos goles. Además, las defensas ayudaban. En este caso, la defensa del HV hacía que Paula entrara en acción y, en ataque Natalia e Inés lideraban a  las nuestras.

Por su parte, a Marina le tocaba bailar con la más fea, mientras que Clara y Desi ayudaban en ataque. Muchas situaciones en un solo partido que tenían un denominador común: todas se dejaban la piel por cada balón. Por parte de las locales, Judith Ruiz hacia gala de su fama y perforaba nuestra portería, a pesar de la buena defensa con ayudas de las nuestras.

Con todo esto se llegaba al descanso con 12-12 en el marcador ¡Quien nos lo iba a decir en septiembre!

Tras la reanudación, las nuestras en un alarde de raza llegaron a ponerse +2, pero una serie de errores puntuales propios de la inexperiencia hicieron que el Aula se acercara peligrosamente con su portera como estrella.

A falta de menos de 1 minuto, las visitantes consiguieron marcar, pero un 7m transformado nuevamente por Judith daba el marcador en tablas a falta de 10 segundos. Tras pedir tiempo muerto, el ataque a la desesperada del equipo de Verdugo y Tobe no pudo encontrar la recompensa ya que el último lanzamiento de Natalia se estrellaba en el larguero.

Con esto se llegó al final del partido con el 22-22 final, que no empaña la brillante temporada de los dos equipos de Hand Vall, en el que la mejora individual y grupal ha sido infinita.

Felicitar a estas pequeñas guerreras, que se dejaron la piel durante todo el partido.